La sexualidad de los discapacitados, ¿un derecho o un tabú?

ELIA CUATRECASAS. El derecho a la sexualidad lo tenemos todos. Pero cuando se trata de personas con discapacidad parece que este derecho personal no está tan claro. Aspanin organizó la primera jornada técnica llamada “Por una mirada integradora: sexualidad y discapacidad” en el Museo de Badalona  en la que dio las claves para entender todo lo que engloba este derecho. Para las personas con discapacidad las relaciones sexuales también son necesarias y ayudan a mejorar su calidad de vida. La presidenta de la asociación, Maite Forteza y la alcaldesa de Badalona, Dolors Sabater presentaron la jornada.

La primera ponente fue la especialista en sexología Gemma Deulofeu. Destacó que pese a que se hable de sexualidad falta “hablar del tema desde un marco de referencia basado en la salud, la ética y la legalidad y no tanto a través de una experiencia personal”. También pidió que se hable sobre la promoción de la sexualidad y no solo sobre la prevención de riesgos.

La psicóloga clínica, Maite Villalón explicó las aportaciones desde la Neurociencia. A su parecer, el principal problema que hay son las “creencias erróneas” sobre la sexualidad ya que puede crear confusión en el discapacitado y que deje de hacer lo que le apetece en cada momento. El miedo es otro de los hándicaps por eso recomienda: “trabajar desde edades tempranas la autoestima, la autodeterminación y seguridad”. Y sobre todo que desde el ámbito educativo y familiar se respete la intimidad.

Las aportaciones desde la ética las dio el doctor en filosofía de la Universitat de Girona, Joan Canimas. Defendió el modelo de la responsabilidad donde el eje es la libertad por lo que hay controlar el paternalismo. A partir de aquí dependiendo de cada caso pueden existir acciones protectoras que limiten la libertad sexual pero han de estar justificadas. También habló de paternalismo de muchos de los tutores incapacitados y añadió que: “No es suficiente querer al incapacitado por eso habría que hacer un examen al tutor antes de otorgar la tutela”. Sostiene que hay que dejar la máxima libertad a la persona para que acierte o se equivoque. Encontrar el límite y cuándo intervenir es lo más complicado.

IMG_2036

Canimas afirma que estamos en un modelo paternalista pero que el ideal sería el de la responsabilidad. Fuente: Elia Cuatrecasas

Desde la vertiente legal, el abogado de Apanin, Jordi Griñó abrió la ponencia afirmando que: “la incapacitación no puede ser la castración de los derechos civiles”. Pese al debate existente, el derecho reconoce y protege el derecho a la sexualidad a las personas con discapacidad. Griñón manifestó: “no conozco ninguna sentencia que restrinja el derecho a la sexualidad”. El problema es que normalmente las sentencias de incapacitación hacen restricciones muy generales y se interpreta de forma extensiva.

Por la tarde, profesionales sociales de diferentes asociaciones explicaron la experiencia desde el área de la familia y el ocio. También se dieron consejos de buenas prácticas.

IMG_2046

Después de las ponencias los profesionales contestaron a preguntas del público y se creó mucho debate. Fuente: Elia Cuatrecasas

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s