El atleta paralímpico que no cambiaría sus medallas de oro por volver a ver

PATRICIA LÓPEZ. Enhamed Enhamed sube las escaleras del escenario con su perrita guía Adele, la deja estirada y empieza a caminar por el escenario como si no fuese la primera vez que está en ese lugar.

Enhamed es atleta de élite, ganador de cuatro medallas de oro en los Juegos Paralímpicos de Pekín 2008 donde hizo el récord mundial y, además, es ciego. El instituto IMO (Instituto de Microcirugía Oftalmológico) de Barcelona le ha invitado con motivo de la semana del glaucoma, enfermedad que hizo le hizo perder la visión a como él dice, ganar la ceguera a a los  8 años.

enha 2.png

El glaucoma engloba un grupo de enfermedades que provocan un daño progresivo en el nervio óptico. Como consecuencia del deterioro, el campo visual va diminuyendo de forma gradual. El glaucoma es la segunda causa de ceguera en España ya afecta alrededor de un millón de personas. Foto: rtve.es

Cuando Enhamed explica su historia no finge que todo ha sido fácil. No esconde que antes de quedarse ciego sufrió muchos dolores y que hasta los 19 años cada día se sentía desgraciado por ser invidente. Su punto de inflexión fue a esa edad cuando después de ganar dos bronces en los Juegos de Río de Janeiro 2004 no se sentía satisfecho.

Tras unos meses de reflexión en los que se planteó dejar de nadar fue al cine a ver “En busca de la felicidad” y una escena, le dejó tocado. En esta Will Smith le dice a su hijo: “no dejes que nadie te diga que no puedes hacer algo porque las personas que no son capaces de hacerlo te dirán que tú tampoco puedes”. En ese momento se dio cuenta de que debía dejar de lamentarse y cambiar su actitud.

FullSizeRenderFue a partir de entonces cuando empezó a entrenar la mente a parte del cuerpo. Se propuso el objetivo de hacer el récord mundial y arrasar en los próximos juegos. Y así lo hizo. En los Juegos Paralímpicos de Pekín 2008 ganó el oro en las cuatro categorías y estableció el récord del mundo aun vigente. Enhamed explica sorprendido que se dio cuenta que cambiar la actitud fue lo que marcó la diferencia porque el entreno que siguió era muy similar al de los juegos pasados.

Enhamed participó en los Juegos de Londres 2012 pero fueron los últimos. No por ello ha dejado el deporte extremo: ha subido al Kilimanjaro, la montaña más grande de África y ha hecho un ironman que consiste en nadar 4 km, ir en bici 180 km y correr una maratón, 42 km.

Enhamed no dice que sea fácil, pero sí que sea posible. El deportista se ha aceptado y dice orgulloso que en una de las charlas que dio en un colegio, un niño le preguntó si cambiaría sus medallas por volver a ver y dijo que no. Porque la ceguera le ha llevado hasta donde está ahora, se siente cómodo y no puede imaginar su vida sin ella.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s