Arte por el autismo

LIDIA ALFONSO. Àgatha es una adolescente de 15 años diferente a las demás: no habla, no mastica y lleva un pañal allá donde va. Se suele expresar con las personas que le rodean a través de abrazos y sonrisas. Durante la infancia, sus padres acudieron a varios médicos y especialistas para que determinaran qué le pasaba a la niña. Cuando ella tenía 7 años descubrieron la respuesta. Àgatha es única y tiene autismo agravado.

Gabriel María Pérez es el padre de Àgatha y no se quedó con los brazos cruzados. Es el fundador y actual presidente de la Asociación Cultural Univers Àgatha Autisme, una entidad solidaria que busca sensibilizar el trastorno a través de la cultura. La pasada semana organizó un recital solidario en el local La Iguana de Barcelona.

IMG_0452.JPG

El cantautor Javi Jareño fue uno de los intérpretes de la velada. Foto: Lidia Alfonso

Sigue leyendo

iPads y autismo: el proyecto que muestra la necesidad de la tecnología para el desarrollo de niños con diversidad funcional

PATRICIA LÓPEZ. En 2008 el hijo de Rosa Aparicio fue diagnosticado con el síndrome de Asperger. Tres años más tarde conoció a unos padres que trabajaban con iPads y sus hijos autistas. Al ver que su hijo siempre había estado muy interesado en la tecnología, empezó a descubrir como este dispositivo táctil podía facilitar el aprendizaje de personas con TEA (Transtorno del Espectro Autista).

dic2“El iPad fue uno de los primeros dispositivos portable y táctil. Además no es como un portátil. Porque a veces los niños con mala coordinación visomotriz no entienden que cuando mueven el ratón este se mueve por la pantalla” explica Aparicio. Foto: ipads y autismo.

Sigue leyendo

“Tierras de niebla” el videojuego que ayuda a niños con autismo a relacionarse

PATRICIA LÓPEZ. El juego se proyecta en el suelo en forma de círculo de seis metros de diámetro y está lleno de niebla. Los niños tienen que andar por encima para descubrir el mundo mágico que hay bajo ella. Pero solo podrán verlo si se comunican y colaboran entre ellos.

El proyecto Lands of Fog (“Tierras de niebla”) se ha dirigido por Narcís Parés, profesor del Departamento de Tecnologías de la Información y la Comunicación de la Universitat Pompeu Fabra. El objetivo es que un niño con transtorno del espectro autista (TEA) juegue con uno de desarrollo típico e interactuen para que puedan socializarse con mayor facilidad.

La prueba se ha realizado con 68 niños de entre 10 y 14 años en una escuela inclusiva de Londres y en un laboratorio de la UPF. Parés resalta en una entrevista la clave del funcionamiento: “los niños no interaccionan con mandos y botones, sino con su cuerpo y participando cara a cara con otros niños”.

Actualmente el prototipo tiene un coste de unos 15.000 euros hecho que dificulta la implantación en los centros. Pero seguirá investigando sobre los beneficios que causa y cómo reducir sus costes.